Son coeur est un luth suspendu; sitôt qu'on le touche il résonne.

acuario

acuario

miércoles, febrero 28, 2018

lecturas de mi tierra


t&e

Versión original – (Publicada en 1921 / Pubricá en 1921) Luis Chamizo
Bruñó los recios nubarrones pardos

la lus del sol que s´agachó en un cerro,

y las artas cogollas de los árboles

d´un coló de naranjas se tiñeron.


A bocanás el aire nos traía

los ruídos d´alla lejos

y el toque d´oración de las campanas

de l´iglesia del pueblo.


Ibamos dambos juntos, en la burra,

por el camino nuevo,

mi mujé mu malita,

suspirando y gimiendo.


Bandás de gorriatos montesinos

volaban, chirrïando por el cielo,

y volaban pal sol qu´en los canchales

daba relumbres d´espejuelos.


Los grillos y las ranas

cantaban a lo lejos,

y cantaban tamién los colorines

sobre las jaras y los brezos,


y roändo, roändo, de las sierras

llegaba el dolondón de los cencerros.

¡Qué tarde más bonita!

¡Qu´anochecer más güeno!


¡Qué tarde más alegre

si juéramos contentos!…



 – No pué ser más- me ijo- vaite, vaite

con la burra pal pueblo,

y güervete de prisa con l´agüela,

la comadre o el méico -.



Y bajó de la burra poco a poco,

s´arrellenó en el suelo,

juntó las manos y miró p´arriba,

pa los bruñíos nubarrones recios.


¡Dirme, dejagla sola,

dejagla yo a ella sola com´un perro,

en metá de la jesa,

una legua del pueblo…



Eso no! De la rama

d´arriba d´un guapero,

con sus ojos reondos

nos miraba un mochuelo,

un mochuelo con ojos vedriaos

como los ojos de los muertos…



¡No tengo juerzas pa dejagla sola;

pero yo de qué sirvo si me queo!



La burra, que roía los tomillos

floridos del lindero

careaba las moscas con el rabo;

y dejaba el careo,

levantaba el jocico, me miraba

y seguía royendo.


¡Qué pensará la burra

si es que tienen las burras pensamientos!



Me juí junt´a mi Juana,

me jinqué de roillas en el suelo,

jice por recordá las oraciones

que m´enseñaron cuando nuevo.



No tenía pacencia

p´hacé memoria de los rezos…

¡Quién podrá socorregla si me voy!

¡Quién va po la comadre si me queo!



Aturdio del tó gorví los ojos

pa los ojos reondos del mochuelo;

y aquellos ojos verdes,

tan grandes, tan abiertos,

qu´otras veces a mí me dieron risa,

hora me daban mieo.


¡Qué mirarán tan fijos

los ojos del mochuelo!



No cantaban las ranas,

los grillos no cantaban a lo lejos,

las bocanás del aire s´aplacaron,

s´asomaron la luna y el lucero,

no llegaba, roändo, de las sierras

el dolondón de los cencerros…


¡Daba tanta quietú mucha congoja!

¡Daba yo no sé qué tanto silencio!



M´arrimé más pa ella;

l´abrasaba el aliento,

le temblaban las manos,

tiritaba su cuerpo…


y a la luz de la luna eran sus ojos

más grandes y más negros.

Yo sentí que los míos chorreaban

lagrimones de fuego.


Uno cayó roändo,

y, prendío d´un pelo,

en metá de su frente

se queó reluciendo.



 ¡Que bonita y que güena,

quién pudiera sé méico!

Señó, tú que lo sabes

lo mucho que la quiero.



Tú que sabes qu´estamos bien casaos,

Señó, tú qu´eres güeno;

tú que jaces que broten las simientes

qu´echamos en el suelo;

tú que jaces que granen las espigas,

cuando llega su tiempo;

tú que jaces que paran las ovejas,

sin comadres, ni méicos…



¿por qué, Señó, se va morí mi Juana,

con lo que yo la quiero,

siendo yo tan honrao

y siendo tú tan güeno?…


¡Ay! qué noche más larga

de tanto sufrimiento;

¡qué cosas pasarían

que decilas no pueo!


Jizo Dios un milagro;

¡no podía por menos!

Toito lleno de tierra

le levanté del suelo,

le miré mu despacio, mu despacio,

con una miaja de respeto.


Era un hijo, ¡mi hijo!,

hijo dambos, hijo nuestro…

Ella me le pedía

con los brazos abiertos,



¡Qué bonita qu´estaba

llorando y sonriyendo!

Venía clareando;

s´oïan a lo lejos

las risotás de los pastores

y el dolondón de los cencerros.


Besé a la madre y le quité mi hijo;

salí con él corriendo,

y en un regacho d´agua clara

le lavé tó su cuerpo.


Me sentí más honrao,

más cristiano, más güeno,

bautizando a mi hijo como el cura

bautiza los muchachos en el pueblo.


Tié que ser campusino,

tié que ser de los nuestros,

que por algo nació baj´una encina

del camino nuevo.


Icen que la nacencia es una cosa

que miran los señores en el pueblo;

pos pa mí que mi hijo

la tié mejor que ellos,

que Dios jizo en presona con mi Juana

de comadre y de méico.


Asina que nació besó la tierra,

que, agraecía, se pegó a su cuerpo;

y jue la mesma luna

quien le pagó aquel beso…


¡Qué saben d´estas cosas

los señores aquellos!

Dos salimos del chozo,

tres golvimos al pueblo.


Jizo dios un milagro en el camino:

¡no podía por menos!



Traducción al castellano (Tradución al castillanu)



Bruñó los recios nubarrones pardos

la luz del sol que se agachó en un cerro,

y las altas copas de los árboles

de un color naranja se tiñeron.


A bocanadas el viento nos traía

los ruidos de allá lejos

y el toque de oración de las campanas

de la iglesia del pueblo.


Íbamos ambos juntos, en la burra,

por el camino nuevo,

mi mujer muy malita,

suspirando y gimiendo.


Bandadas de gorriones montesinos

volaban, chillando por el cielo,

y volaban hacia el sol que en las peñas

daba reflejos de espejitos.


Los grillos y las ranas

cantaban a lo lejos,

y cantaban también los jilgueros

sobre las jaras y los brezos,


y rodando, rodando, de las sierras

llegaba el tintineo de los cencerros.

¡Qué tarde más bonita!

¡Qué anochecer más bueno!


¡Qué tarde más alegre

si estuviéramos contentos!



– No puedo ya más – me dijo – vete, vete

con la burra al pueblo,

y vuelve deprisa con la abuela,

la comadre o el médico -.

Y bajó de la burra poco a poco,

se tendió en el suelo,

juntó las manos y miró hacia arriba,

hacia los bruñidos nubarrones recios.


¿Irme, dejarla sola,

dejarla yo a ella sola como un perro,

en mitad de la dehesa,

a una legua del pueblo?



¡Eso no! Desde la rama

de arriba de un peral,

con sus ojos redondos

nos miraba un mochuelo,

un mochuelo con ojos vidriosos

como los ojos de los muertos…



No tengo fuerzas para  dejarla sola;

¿pero yo de qué sirvo si me quedo?



La burra, que roía los tomillos

floridos del camino

espantaba las moscas con el rabo;

y dejaba el espantar,

levantaba el hocico, me miraba

y seguía royendo.


¿Qué pensará la burra

si es que tienen las burras pensamientus?



Me fui junto a mi Juana,

me hinqué de rodillas en el suelo,

hice por recordar las oraciones

que me enseñaron de joven.


No tenía paciencia

para hacer memoria de los rezos…

¿Quién podrá socorrerla si me voy?

¿Quién va a por la comadre si me quedo?



Aturdido del todo volví los ojos

hacia los ojos redondos del mochuelo;

y aquellos ojos verdes,

tan grandes, tan abiertos,

que otras veces a mí me dieron risa,

ahora me daban miedo.


¿Qué mirarán tan fijos

los ojos del mochuelo?



No cantaban las ranas,

los grillos no cantaban a lo lejos,

las bocanadas del viento se calmaron,

se asomaron la luna y la estrella,

no llegaba, rodando, de las sierras

el tintineo de los cencerros…


¡Daba tanta quietud mucha congoja!

¡Daba yo no sé qué tanto silencio!



Me arrimé más a ella;

le abrasaba el aliento,

le temblaban las manos,

tiritaba su cuerpo…

y a la luz de la luna eran sus ojos

más grandes y más negros.

Yo sentí que los míos chorreaban

lagrimones de fuego.


Uno cayó rodando

y, prendido de un pelo,

en mitad de su frente

se quedó reluciendo.


¡Qué bonita y qué buena!

¿quién pudiera ser médico?

Señor, tú que sabes

lo mucho que la quiero.



Tú que sabes que estamos bien casados.

Señor, tú que eres bueno;

tú que haces que broten las semillas

que echamos en el suelo;



Tú que haces que den grano las espigas,

cuando llega su momento;

tú que haces que paran las ovejas,

sin comadres ni médicos…



¿Por qué, Señor, se va a morir mi Juana,

con lo que yo la quiero,

siendo yo tan honrado

y siendo tú tan bueno?


¡Ay! ¡Qué noche más larga

de tanto sufrimiento;

¿qué cosas pasarían

que decirlas no puedo?


Hizo Dios un milagro;

¡no podía ser menos!



Todo lleno de tierra

le levanté del suelo,

le miré muy despacio, muy despacio,

con un poco de respeto.


¡Era un hijo, mi hijo!,

¡hijo de ambos, hijo nuestro!…

Ella me lo pedía

con los brazos abiertos.


¡Qué bonita que estaba

llorando y sonriendo!



Estaba amaneciendo;

se oían a lo lejos

las risas de los pastores

y el tintineo de los cencerros.



Besé a la madre y le quité a mi hijo;

salí con él corriendo,

y en un arroyo de agua clara

le lavé todo su cuerpo.



Me sentí más honrado,

más cristiano, más bueno,

bautizando a mi hijo como el cura

bautiza los muchachos en el pueblo.


Tiene que ser campesino,

tiene que ser de los nuestros,

que por algo nació bajo una encina

del camino nuevo.


Dicen que el nacimiento es una cosa

que miran los señores en el pueblo;

pues para mí que mi hijo

lo tiene mejor que ellos,

que Dios hizo en persona con mi Juana

de comadre y de médico.


En cuanto nació besó la tierra,

que, agradecida, se pegó a su cuerpo;

y fue la misma luna

quien le pagó aquel beso…


¿Qué saben de estas cosas

los señores aquellos?

Dos salimos del chozo,

tres volvimos al pueblo.


Hizo Dios un milagro en el camino:

¡no podía ser menos!





Versión normativa en extremeño / Versión normá en estremeñu



Bruñó los rezius nubarronis pardus

la lus del sol que s’agachó en un cerru,

i las altas cogollas delos árvolis

dun colol de naranjas se tiñerun.


A bocanás el airi mos traía

los ruíus d´allá lexus

i el toqui d’oración delas campanas

dela ilesia del puebru.


Divamus dambus juntus, ena burra,

pol caminu nuevu,

la mi mugel mu malita,

suspirandu i gimiendu.


Bandás de gorriatus montesinus

volavan, chirriandu pol cielu,

i volavan pal sol que enos canchalis

dava relumbris d’espejuelus.


Los grillus i las ranas

cantavan alo lexus,

i cantavan tamién los colorinis

sobri las xaras i los bereçus,


i roandu, roandu, delas sierras

llegava el dolondón delos cenzerrus.

Qué tardi más bonita!

Que anochecel más buenu!


Qué tardi más alegri

si huéramus contentus!



– No puei sel más – me dixu – vai-ti, vai-ti

cona burra pal puebru,

i güelvi-ti depriessa cona agüela,

la comairi o el meicu -.



I baxó dela burra pocu a pocu,

s’arrellanó nel suelu,

juntó las manus i miró p’arriba,

palos bruñíus nubarronis rezius.


Dil-mi, dexá-la sola,

dexá-la yo a ella sola comu un perru,

en metá dela hesa,

una legua del puebru…?



Essu no! Dela rama

d’arriba dun guaperu,

conos sus ojus reondus

mos mirava un mochuelu,

un mochuelu con ojus vedriaus

comu los ojus delos muertus…



No tengu huerças pa dexá-la sola;

peru yo de qué sirvu si me queu?



La burra, que roía los tomillus

froríus del linderu

careava las moscas con el rabu;

i dexava el careu,

levantava el hozicu, me mirava

i siguía royendu.


Qué pensará la burra

si es que tienin las burras pensamientus?



Me hui junta la mi Juana,

me hinqué de roíllas en el suelu,

hizi por recordal-mi delas oracionis

que m’enseñarun quandu nuevu.


No tenía pacencia

pa hazel memoria delos rezus…

Quién podrá socorré-la si me vo?

Quién va pola comairi si me queu?



Aturdíu del to golví los ojus

palos ojus reondus del mochuelu;

i aquellus ojus verdis,

tan grandis, tan abiertus,

que otras vezis a mí me dierun risa,

ara me davan mieu.


Qué mirarán tan fixus

los ojus del mochuelu?

No cantavan las ranas,

los grillus no cantavan alo lexus,

las bocanás del aire s’aplacarun,

s’assomarun la luna i el luzeru,

no llegava, roandu, delas sierras

el dolondón delos cencerrus…


Dava tanta quietú mucha congoja!

Dava yo no sé qué tantu silenciu!



M’arrimé más pa ella;

l’abrassava l’alientu,

le temblavan las manus,

tiritava el su cuerpu…


i ala lus dela luna eran los sus ojus

más grandis i más negrus.

Yo sentí que los míus chorreavan

larimonis de huegu.


Unu cayó roandu,

i, prendíu dun pelu,

ena metá dela su frente

se queó reluziendu.


Qué bonita i qué buena!

quién puyera sel meicu?

Señol, tú que lo sabis

lo muchu que la quieru.



Tú que sabis que estamus bien cassaus,

Señol, tú que eris buenu;

tú que hazis que brotin las simientis

que echamus en el suelu;



Tú que hazis que granin las espigas,

quandu llega el su tiempo;

tú que hazis que paran las ovejas,

sin comairis, ni meicus…



Por qué, Señol, se va moril la mi Juana,

cono que yo la quieru,

huendu yo tan onrau

i huendu tú tan buenu?…


Ay! Qué nochi más larga

de tantu sufrimientu;

qué cosas passarían

que dizí-las no pueu?


Hizu Dios un milagru;

no poía por menus!



Toítu enllenu de tierra

le levanté del suelu,

le miré mu despaciu, mu despaciu,

con una miaja de respetu.


Era un iju, el mi iju!,

iju d’ambus, iju nuestru…

Ella me lo piía

conos braçus abiertus,


Qué bonita que estava

llorandu i sonriyendu!



Venía clareandu;

s’oyían alo lexus

las risotás delos pastoris

i el dolondón delos cencerrus.



Besé ala mairi i le quité al mi iju;

salí con él corriendu,

i en un regachu d’augua crara

le lavé tol su cuerpu.



Me sentí más onrau,

más cristianu, más buenu,

bautizandu al mi iju comu el cura

bautiza los mochachus en el puebru.


Tien que sel campusino,

tien que sel delos nuestrus,

que pa algu nació baxu una enzina

del caminu nuevu.


Dizin que la nacencia es una cosa

que miran los señoris en el puebru;

pos pa mí que el mi iju

la tien mejol que ellus,

que Dios hizu en pressona cona mi Juana

de comairi i de meicu.


Assina que nació besó la tierra,

que, agraecía, se pegó al su cuerpu;

i hue la mesma luna

quien le pagó aquel besu…


Qué sabin d’estas cosas

los señoris aquellus?

Dos salimus del choçu,

tres golvimus pal puebru.


Hizu Dios un milagru nel caminu:

no poía por menus!







lunes, febrero 26, 2018

canciones, sueños, o lo que quiera que sean


t&e
Mas de una vez quienes me conocen me habrán oído decir que soy practico, muy practico. Y en ciertas cosas seguramente sea cierto. Pero lo cierto, si que es, que en otras estoy totalmente en las antípodas.

He coleccionado de todo a lo largo de mi tiempo. Trenes eléctricos,minerales, radios, música, películas...

De estas ultimas con los cambios de soporte, como ocurre con las peliculas y con casi todo si nos ponemos a pensar, algunas se me han quedado varadas. Por eso andaba buscando algo para copiar alguna de las que me resultan imprescindibles, en Internet, y al final he terminado por comprar un disco duro portátil y así podre guardarlas ahí, por si acaso, total, no son tantas las imprescindibles. Y cuando te adentras en la red puedes encontrar en un momento cualquier cosa. Es como cuando buscaba algo para archivar digitalmente los negativos de las viejas cámaras y en un rollo muy deteriorado de 120 mm me la encontré al cabo de tantos años y ocurrió que los posos ya olvidados  volvieron a la vida. ¡Mierda!
Pues hoy buscando el dichoso programa, en Internet esta todo, o casi, pero yo diría que si que esta todo. 

Hay gente que cambia poco físicamente a pesar del tiempo.

¡Naaaaahh! son las malditas galletas, o las cookies, o como se diga...

Al final lo único que no he dejado nunca de coleccionar, es. Canciones

miércoles, febrero 21, 2018

transitos

t&e
Antes cuando aun pintaba se le veía un poco la braguita.

  Hoy

pixel enorme



¡Jo! ¡Que día llevamos!

lunes, febrero 19, 2018

Un mundo sin chocolate seria . . .



t&eEstaba bajo de moral y las cosas buenas son todavía mejores cuando uno está bajo de moral. Lo he notado muchas veces. Cuando se tienen ganas de reventar, el chocolate sabe mejor que nunca.                                                        



Romain Gary



t&e

martes, febrero 13, 2018

Radio



t&e

¡Hoy es el día mundial de la radio!

Otro vicio mio. La "Radio". Cuantas horas y cuantas noches escuchándola.

Ahora no se cuantas tengo la ultima vez conté treinta y alguna. De formas raras por ahí por el trastero se encuentran. Pero siempre hay una cerca.

sábado, febrero 10, 2018

decadente tarde de fin de semana


t&e

Alone

From childhood’s hour I have not been
As others were; I have not seen
As others saw; I could not bring
My passions from a common spring.
From the same source I have not taken
My sorrow; I could not awaken
My heart to joy at the same tone;
And all I loved, I loved alone.
Then- in my childhood, in the dawn
Of a most stormy life- was drawn
From every depth of good and ill
The mystery which binds me still:
From the torrent, or the fountain,
From the red cliff of the mountain,
From the sun that round me rolled
In its autumn tint of gold,
From the lightning in the sky
As it passed me flying by,
From the thunder and the storm,
And the cloud that took the form
(When the rest of Heaven was blue)
Of a demon in my view.

Edgar Allan Poe

miércoles, febrero 07, 2018

Sed fugit interea, fugit irreparabile tempus, singula dum capti circumvectamur amore



Fue mi primer disco. 
Incluso lo compre antes de tener un tocadiscos donde hacerlo sonar. 
Y ahí estuvo guardado hasta entonces. 

Mientras tanto, la radio.

Pudo ser casualidad. Pero yo nunca he creído que tal cosas existan.


t&e


Fui estudiante de ciencias y sin embargo tuve que traducir entre a otros, todos los escritos de Cesar a la sazón el primer corresponsal de guerra conocido.
Me costo lo mio. Pero al final conseguí tres sobresalientes en latín que me ayudaron a pasar la revalida, y continuar hacia mis ciencias que no me sirvieron para nada porque acabe en el sector financiero.
Gracias a las cíclicas crisis financieras fue menos aburrido de lo que me imaginaba (adrenalina).
En fin... Me regalaron un tocadiscos por buen estudiante aquel curso (¡porque el resto...!) 


t&e

Lo cierto es que si sin tocadiscos la música me pillaba todo el cuerpo, ya no me abandono prácticamente nunca.




t&e

Y si aquel fue mi primer disco, casi siempre todos tenemos una canción que sobresale sobre todas por aquella razón o aquella también. En mi caso hay mas de una pero casi todas relacionadas con algún momento. El momento (she).

En este había una claraboya o algo que dejaba ver estrellas en un cielo azul oscuro nocturno y aunque no es de esas agarradas agarradas, si tiene momentos de muy agarrada. Y vaya...
Parece que siento ese calorcito cuando la pongo en el tocadiscos.




t&e

En fin, parece que todo tiene principio y algún día termina aunque cuando estas en medio de ello te pareciera imposible tal fin.


Vaya que luego solo queda la musica



este fue el primer Lp



nuestro grupo de cabecera



Fmdo: Un acuario trasnochado








jueves, febrero 01, 2018

noches grises...días oscuros


t&e

                                                               Noches grises.


Por un tiempo vagamos (esto fue lo que soñé)
por un largo y arcilloso camino en la Tierra de Nadie,
donde sólo las amapolas crecen en la arena,
aquellas que con escasa estima arrancamos,
y siempre tristes, hacia una triste corriente,
seguimos avanzando con los dedos entrelazados,
bajo las estrellas distantes, un camino imprevisto,
la visión de todas las cosas en la sombra de un sueño.

Y siempre tristes, mientras las estrellas expiraron,
encontramos las más extrañas amapolas,
hasta que tus ojos mi luz cultivaron,
para iluminarme en aquella hora de abatimiento,
y en su oscurecimiento ninguna conjetura podría
atormentarme con los días perdidos que deseamos,
después de ellos mis recuerdos fueron destrozados.

Ernest Dowson (1867-1900)


                                       

Mientra busco lunas, eterno buscador de lunas.

Voy capturando azules, rojas, blancas. Grises. 

Grises. Grises...

Cielos atormentados, lunas atormentadas.
letras atormentadas.
Almas... at

No, no ha sido un buen día. 
Seguro

Translate


De continuo mientras camino observo a mi alrededor y en cualquier momento parare el tiempo, congelando un instante para siempre.

Y si no. Siempre nos quedara París.

¡Y una Mierda, no te jode! ¡Es que no la soporto!!!

Fotos, pinturrajos Músicas y a ratos algo mas.



Son coeur est un luth suspendu; sitôt qu'on le touche il résonne.

ENLACE A : unjardinsostenible.com

ENLACE A : unjardinsostenible.com
UN JARDIN SOSTENIBLE

aecc

aecc

cr

cr

acnur

acnur

Seguidores

erik

erik

Archivo del blog

Etiquetas

¡nada! (30) ¿otra noche en el paraíso? (5) ¿quieres decir...? (5) (Mis arboles) (5) A christinE (11) a quien pueda interesar (5) a veces ocurren cosas (76) acuario (8) acuario - deja entrar el sol (1) adivinanzas... Historias a media noche (1) al mal tiempo... (11) alguna de mis canciones (21) alguna de mis noches (31) algunas cosas que me gustaron y ya nunca dejaran de gustarme (7) alguno de mis viajes (6) alone (11) amaneceres (2) ausencias (2) blogs (2) borrasca "lola" (1) canto de otoño #2 (1) canto de otoño#3 (1) cartas a E (christine) (1) cartas no enviadas (1) christine & erik (13) comics & others (1) crónicas de la peste (1) crónicas de la peste (sin color) (1) crónicas de una epidemia (2) cuando cae la tarde (1) cuando viene la noche (16) cuentos del cementerio (1) cuentos en invierno (4) cuentos que no necesariamente deben tener un final feliz (5) cuentos sin hadas (6) curso de 2010 (1) de alguno de mis blogs (2) de la bitácora de Erik (6) de vuelta (2) decía que... (1) dedicada a quien amé (1) del diario del fantasma (37) desde mi terraza (2) diario (1) días de música (4) días del futuro pasado (3) dibujos (1) dibus (1) el diario del fantasma (2) el lago azul (1) ellas (7) empezamos de nuevo (1) en el viento (2) encerrados (1) Entre líneas (2) epistolario del fantasma (2) erik (64) erik en Blogia (1) Es cierto (2) Es que pasaba por allí (2) es que pasaba por aquí (4) estados de animo (10) extraños (1) fantasmas del fantasma (1) fetiches sonoros (5) ficciones (1) foto y músicas (20) fotos (1) fotos y músicas (4) gatos (1) Gentes que me gustan (3) guadianas (1) hace frío (3) historias de una sinfonola (20) Imposibles (8) intermission (4) intrermission (1) itermission (1) juegos (1) lagrimas en la lluvia (1) las cosas que me gustan (2) lecturas a media noche (5) lecturas a medianoche (1) llueve (1) locuras (3) los blogs del Fantasma (1) los locos son los que están afuera (1) los mundos perdidos (17) los sábados en el Pub de abajo (1) luna llena (1) lunas (1) maribel (1) mas noches del futuro pasado (2) mi bosque animado (5) mi cabeza y yo (14) mi carpeta de pinturrajos (1) mi compañera de viajes (3) mientras me pierdo (1) mientras me pierdo en las noches (22) mientras me pierdo en mis noches (8) miradas (11) miradas solitarias (6) mirador (1) mirando por ahí (4) Mis arboles (2) mis canciones (2) mis canciones y otras historias (2) mis cosas que me gustan (3) mis cuadros muertos (1) mis discos (61) mis discos y otros (11) mis estrafalarios (7) mis lecturas a media noche (1) mis libros (1) mis musicas (18) mis músicas (6) mis músicas en solitario (1) mis músicas ahora en solitario (2) mis músicas en solitario (1) mis noches tambien llenas de musicas (26) mis noches también llenas de músicas (9) mis noches llenas de muscia (7) mis noches llenas de música (3) mis osas que me gustan (1) mis paseos (57) mis paseos con músicas (8) mis paseos cuando va a salir el sol (7) mis paseos en compañia (1) mis paseos goticos (1) mis paseos por el cementerio (11) mis paseos por la capital (2) mis paseos por la coria (8) mis paseos por la Villa (109) mujeres desastre (2) mundo (1) música (1) musicas (7) músicas (1) músicas en compañía (1) músicas en la Coria (1) músicas en solitario (2) músicas y algo mas (18) músicas y garabatos (5) músicas y otras zarandajas (1) musicos (3) nice (1) Nihil (2) Nina Kaptsova (1) No comment (13) no estoy loco aunque a veces lo parezca. Yo me entiendo (1) no flag (2) no pasara inadvertido (1) noches (4) noches en la opera imposibles (2) noches goticas (2) noches llenas de muscica (1) noches sin luna (1) nuestras canciones (1) nuestros discos (2) o quien sabe (2) o sí (1) otra noche en el paraíso (1) otra tarde en el paraiso (2) otra tarde en el paraíso (2) otro día en el paraíso (25) pajaros (1) papelera de reciclaje (2) pasear (1) paseos (3) paseos con luna (1) paseos con musica (2) paseos con músicas (1) paseos nocturnos (1) paseos por el parque (1) paseos por la villa (2) paseos por mi noche (2) paseos por mi noches (1) perdido (3) pero es que hoy me siento así (1) pero menos... (1) pero... cuantas cosas te has perdido (3) pintores (1) Por donde yo he pasado (5) Porque hoy queria volver a oír esa cancion (4) Porque hoy quería volver a oír esa canción (1) porque las noches... (1) psicodelia (2) que estaría yo pensando (1) qué estaría yo pensando (1) Relatos de mis noches semi vacias (6) Relatos de mis noches semi vacías (2) Relatos de mis noches sin luna (6) seguramente tendria que habertelo dicho (1) selfie (1) septiembre (1) sin mis paseos (1) sin titulo (1) son cosas que pasan (1) sonidos de la primavera (4) To whom it may concern (3) tony (5) tonYerik (t&e) (3) transitos (4) un dia de verde oscuro (1) un dia en la vida (1) un día en la vida (8) un día que vino (1) un mar de nubes (1) una lastima (1) utopía de las flores (7) va a salir el sol (1) vacaciones (4) vacaciones en Malaga (1) vaiaciones (1) variaciones (46) verano 2019 (1) verano del 71 (1) verano del 74 (1) vistas (4) vuelta a empezar (1) y otros (1) y sus noches (1) yo (1) yo es que pasaba por aquí (2) Yo me entiendo (3) yo. Es que pasaba por allí (7)

Contribuyentes

Páginas vistas en total

Trujillo-Mis fotos

Trujillo-Mis fotos
MI BLOG DE FOTOS **** ENLACE

El palco # 5

El palco # 5
OTRO BLOG

tonYerik

tonYerik
la otra bitacora

Enlaces

Enlaces
Deseo

Thanks Morgie

Thanks Morgie

Gracias Ester

Gracias Ester
follow us in feedly