erik

erik

Translate

noctambia

EL CAZADOR DE SOMBRAS





De continuo mientras camino observo a mi alrededor y en cualquier momento parare el tiempo, congelando un instante para siempre.




Fotos, pinturrajos y Músicas



domingo, junio 24

romperé todos los relojes


la luna, el árbol muerto y Yo  -  t&e
Es curioso porque andaba comiéndome el coco por aquello de:
-Ahora que ya no tengo nada que hacer tan solo me gustaría poder estar tranquilo y solo dedicarme a lo que me gusta. Escuchar mi música, leer,  mirar todo lo bello y a la vez sencillo pero terriblemente complicado que es cualquier sujeto natural.
En fin. Que me dejen tranquilo a mi aire.
Dejar pasar el tiempo que me quede sin estridencias. Va a ser que no. Seguro.
Entonces me he topado con ese vídeo de esa canción que viene totalmente a cuento. Y esta vez sin buscarla. Tan solo abrir Youtube y ahí estaba colgada.


Haciendo tic tac con los momentos que componen un día monótono 
Desperdicias y consumes las horas de un modo desconsiderado 
Dando vueltas en un pedazo de tierra en tu ciudad 
Esperando por alguien o algo que te muestre el camino.

Cansado de tumbarte bajo el sol
Quedándote en casa mirando la lluvia 
Eres joven y la vida es larga y 
Hoy hay tiempo que matar 
Y luego te das cuenta un día De que tienes
diez años detrás de ti 
Nadie te dijo cuando correr, 
llagaste tarde al disparo de salida. 

Y tú corres y corres para alcanzar al sol, pero se está poniendo 
Y girando velozmente para de nuevo elevarse por detrás de ti 
El sol es el mismo de modo relativo, pero tú eres más viejo 
Con aliento más corto y un día más cerca de la muerte. 

Cada año se hace más corto, 
parece que nunca se encontrara tiempo 
Planes que fracasan
o media página de líneas garabateadas 
Esperando en silenciosa desesperación 
es la manera inglesa 
El tiempo se fue, la canción terminó,
pensaba que tal vez diría algo más.
(P.F.)

jueves, junio 21

cartas

t&e

Ya no se lleva. Pero en tiempos no se cuantas escribiría, las que importaban con estilográfica. Iban y venían.
Venían pero algunas no salieron de nuevo. Mas de un error.
Otras Ya solo se escribieron virtuales, y nunca sabré que llegaron.





Te vi una vez, una sola:
Te vi una vez, una sola, años atrás;
No diré cuántos, aunque no fueron muchos.
Fue en julio, a medianoche, la luna llena,
Elevándose como si fuera tu alma, se abría,
Rauda, camino cielo arriba. De su halo,
Una sedosa llovizna de luz plateada
Caía tibia, soñolienta y suavemente
Sobre los rostros vueltos de las mil rosas
De un jardín encantado que la brisa
Sólo osaba visitar de puntillas;
Caía sobre los rostros vueltos de esas rosas
Que, a cambio de la amorosa luz, se desprendían,
En un éxtasis final, de sus almas llenas de aroma;
Caía sobre los rostros vueltos de las rosas
Que, embelesadas por ti y por la poesía
De tu presencia, morían con una sonrisa.

Toda vestida de blanco, te vi reclinada a medias
Sobre un lecho de violetas; la luna, entretanto,
Bañaba los rostros vueltos de las rosas y el tuyo,
Vuelto también, aunque con aflicción, hacia ella.
¿Acaso fue el destino -ese destino que a menudo
Solemos llamar aflicción- quien, esa medianoche de julio,
Me retuvo junto al portal del jardín para que oliera
El incienso que desprendían las rosas? No había eco
De pisada alguna: el mundo odiado dormía; todos
Salvo tú y yo. -¡Oh cielos! ¡Oh Dios! Cómo sublevan,
Al juntarse, esas dos palabras mi corazón-. Todos
Salvo tú y yo. Me detuve, eché una mirada
Y de pronto todas las cosas se esfumaron
-Aquel era un jardín encantado, ¿recuerdas?-.
El resplandor perlado de la luna se disipó;
Los bancos mohosos y los sinuosos senderos,
Las flores alegres y los árboles vencidos
Cesaron de existir; incluso el aroma de las rosas
Sucumbió en brazos del aire adorable. Todo,
Todo expiró menos tú, todo salvo tú:
Salvo la luz divina de tus ojos,
Salvo el alma de tus ojos elevados.
Sólo a ellos vi, para mí fueron el mundo.
Sólo a ellos vi, sólo a ellos durante horas.
Sólo a ellos mientras brilló la luna.
¡Qué historias lastimosas parecían encerrar
Esas celestiales y cristalinas esferas!
¡Qué oscura congoja! ¡Qué sublime esperanza!
¡Qué mar de orgullo silencioso y sereno!
¡Qué osada ambición! ¡Y qué profunda,
Qué insondable capacidad para amar!

Pero al fin la noble Diana se retiró
Hacia su lecho occidental lleno de negras nubes;
Y tú, un fantasma, te escabulliste también
Por la arboleda sepulcral. Sólo tus ojos permanecieron;
No deseaban irse: aún no se han ido. Aquella noche
Iluminaron mi solitario regreso a casa y, desde entonces,
Al contrario que mis esperanzas, no me abandonan.
Siempre me siguen, me han guiado a través del tiempo;
Son mis ministros, yo soy su esclavo. Su cometido
Es iluminar y dar tibieza; mi deber
Es ser salvado por su brillante luz,
Purificado por su ardor electrizante,
Santificado por su fuego puro.
Tus ojos llenan de belleza y esperanza mi alma
Y titilan, lejanos, en el firmamento. Son las estrellas
Ante las que me postro en las vigilias solitarias;
Mas en la diáfana claridad del día también los veo:
¡Son dos dulces luceros del alba que centellean
Sin que el sol pueda extinguirlos!

E.A.Poe

P.D.Por que se que te gustan. Las dos.

Seguidores

Contribuyentes

El palco # 5

tonYerik

tonYerik
la otra bitacora

Enlaces

Enlaces
Deseo

Visitantes

Thanks Morgie

Thanks Morgie